Posts Tagged ‘anemia’

El jamón ibérico de bellota, en la carrera de las marcas de los atletas

Jamón para deportistas

El jamón de bellota es una excelente fuente de energía

El jamón ibérico, el de calidad, es un alimento completo que ayuda a la recuperación de los procesos anémicos, a reequilibrar las pérdidas de hierro consecuencia de la actividad menstrual femenina pero, también, a mejorar las marcas de los deportistas. El jamón ibérico es un alimento que contribuye al retraso de la fatiga a que se ven sometidos los atletas en su trabajo físico. Estos datos fueron analizados y publicados por un estudio desarrollado, en su día, por el Servicio Agrícola del Gobierno de Estados Unidos.

Los protagonistas del retraso de la aparición de la fatiga en el atleta es el resultado de la existencia en proporciones adecuadas de hierro, vitamina B y, en especial, de zinc. Además, el jamón ibérico de bellota, el de mayor calidad, es una fuente de regeneración orgánica, porque su composición contribuye a la regeneración celular, al tiempo que los dos centenares de aminoácidos que contienen las lonchas de jamón ibérico son la mejor garantía para la obtención de proteínas naturales y animales y la energía necesaria para el rendimiento físico más intenso.

El zinc que contienen las lonchas normales de jamón ibérico de bellota, de un peso de unos 100 gramos por pieza; ayudan a la liberación del anhídrido carbónico celular que activa una enzima especializada de nuestro organismo. El hierro, por otro lado, participa en diferentes procesos metabólicos celulares.

Una loncha de jamón ibérico de bellota, el de calidad contrastada, supone la ingestión de 2,3 miligramos de zinc, cuando las necesidades diarias para un deportista es de unos 15 miligramos. La cantidad de hierro contenida en la misma loncha es de 1,8 miligramos para la misma necesidad al día. Como vemos, un tentempié formado por menos de diez lonchas, son suficientes para cubrir esas necesidades del deportista en un día de trabajo. Y, además, con el mejor sabor, el mejor aroma, que sólo da un producto de calidad.

Un ‘efecto colateral’ del zinc es, por sorprendente que parezca, su potencial participación activa en los procesos sexuales humanos. Es afrodisíaco y contribuye a regular las funciones sexuales masculinas, participando en la mejora de la fertilidad del hombre. Un estudio clínico realizado para descubrir el alcance de los beneficios del zinc y su metabolización por el organismo, demostró sus cualidades. Se dio a un grupo de control formado por hombres de entre 20 y 40 años, apenas un 20% de sus necesidades diarias de zinc, sólo 3,5 miligramos al día, durante 63 jornadas. Todos tuvieron sensibles mermas de su rendimiento físico. Ese mismo grupo recibió la cantidad óptima del elemento, 15 miligramos diarios, durante dos meses y su nivel físico fue el óptimo en todos los casos.

El estudio demostró, en la misma línea, que la administración de 20 miligramos de zinc durante cinco días a la semana y durante tres meses, permiten a los adolescentes la mejora de su rendimiento escolar con una mayor capacidad de retención de conocimientos, la realización de tareas más precisas y un mejor nivel de atención en clase.

Una aportación regular de zinc y en hierro en la dieta de los jóvenes resulta necesaria para mejorar las bondades de estos minerales y para evitar los efecto contrasrios de un déficit de éstos. Durante la niñez y la juventud se pone de relieve una mayor necesidad de nutrientes, porque niños y adolescentes se hallan en la etapa de crecimiento y desarrollo físico y mental. Las proteínas son los principales nutrientes requeridos, los llamados macronutrientes, y en cuanto a micronutrientes, hierro y zinc, son necesarios en la formación de tejidos y para prevenir las señaladas anemias.

A partir de ahora, los deportistas de élite tendrán que devorar jamón ibérico de bellota en sus concentraciones si quieren mejorar sus marcas deportivas. De cualquier marca, porque el jamón ibérico de bellota de calidad, siempre será el mejor.

Anuncios

El jamón de bellota, una buena medicina contra la anemia

La fatiga, la fatiga crónica, sin un motivo aparente, es un padecimiento común para una parte de la población, que, en ocasiones, está relacionada con una dieta con bajo contenido en hierro. Hay pocos alimentos naturales que reunan el aporte suficiente de este mineral y los beneficios de una composición equilibrada como sucede en el caso del jamón ibérico de bellota bien curado y de calidad.

Jamón ibérico de bellota

Jamón ibérico de bellota y la salud

Una alimentación rica en nutrientes con hierro, como el que puede aportar el jamón ibérico de bellota, contribuye a la prevención de las conocidas como anemias ferropénicas. Una dolencia que puede, entre otros efectos, reducir nuestra capacidad de respuesta ante estímulos como los de la conducción en carretera o dificultar el rendimiento escolar de los niños o el laboral en operarios y profesionales.

La necesidad de acceder a una dieta equilibrada en una sociedad moderna como la nuestra, tan exigente, física y mentalmente, es primordial, como lo es el mantenimiento ordenado de nuestras constantes vitales.

El jamón de bellota es uno de los más indicados porque es de procedencia animal, que lo hace más asimilable por el organismo, más tolerado por nuestro sistema digestivo, y, en consecuencia, siempre estaremos en condiciones de aprovechar mejor este recurso natural.

Cien gramos de jamón ibérico de bellota de calidad, el equivalente a entre dos o cuatro lonchas de buena carne de cerdo ibérico, incorpora a nuestro organismo casi 2 miligramos de hierro, que son suficientes para completar las necesidades diarias de nuestro organismo.

Como referencia, la Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda una ingesta diaria de alrededor de 15 miligramos, para niños hasta 14 años en edad escolar, adolescentes en crecimiento y adultos. En el caso de las embarazadas, las necesidades de hierro se doblan hasta los 30 miligramos y descienden a los 25 miligramos para mujeres en situación de lactancia.

Sin embargo, el hierro no es el único componente mineral que atesoran las lonchas finas del mejor jamón de bellota. Junto al hierro, podemos encontrar varias vitaminas del grupo B, proteínas de gran valor biológico, auténticas regeneradoras de los tejidos de nuestro cuerpo, pero también zinc, fósforo o potasio, que ayudan a mantener en forma nuestro sistema nervioso.

Aún más, los aminoácidos que contiene la carne de jamón ibérico de bellota contribuyen a la asimilación del mismo hierro, de la variedad que resulta de más complicada absorción, la del tipo denominado ‘no hemo’, mejorando así las posibilidades nutricionales ya de por sí valiosímas del jamón de bellota.

Si nuestra dieta se enriquece, además, con cereales naturales, daremos otro paso para contrarrestar la anemia y sus consecuencias. Obtener vitamina C, que ayuda a la absorción del hierro es un medio que está al alcance de nuestra motivación para mejorar la salud. La dieta básica con jamón ibérico de bellota puede ser nuestro punto de partida.